ahorra o nunca

Ahorra o nunca.

¿Cómo sanar mis finanzas sin ahorrar dinero?¿Realmente necesito ahorrar para sanar, destrabar, liberar mis finanzas?

Claro que sí, necesitás ahorrar!!

Ahora TE PREGUNTARÁS, ¿QUÉ ES LO PRIMERO QUE NECESITO AHORRAR PARA SANAR MIS FINANZAS? Tomá nota.

  1. Insatisfacciones.
  2. Falsas expectativas.
  3. Comparaciones.
    Soy terapeuta en Biodecodificación recibida en Kausay y antes de comenzar las sesiones de Bio les pregunto a mis sanantes, además de su síntoma o razón de la consulta, qué quieren en lugar de eso.
    Y para mi asombro, muchas veces esa respuesta cuesta mucho encontrarla. Es como si fuera más fácil saber exactamente lo que no se quiere en vez de aquello que se espera.
    Y en finanzas este escenario no es un dato menor, porque se dice que los números nunca mienten.
    Si a la pregunta ¿cuánto querés ganar, vender, ahorrar, invertir, desinvertir…? La respuesta es “lo más que se pueda”, entonces nunca estarás conforme. Tener números concretos como referencia, amigarte con ellos, hace bien y te da un rumbo a concretar.
    Ahora, ese número conviene que sea real y no un sueño mágico. Es decir, no empieces por un millón, si venís de 100. Como máximo tu primera meta debería ser 500, luego 1000 y así hasta llegar a ese número que quizás hoy parezca imposible.
    También ese número, y hablando de realidades, tiene que ser acorde a tu estilo de vida y no a la del influencer de turno, compañero/a de trabajo, etc. Quizás te pueden inspirar sus “posibles números” para elaborar tu plan a largo plazo, pero nunca te conviene auto-boicotear tus finanzas con metas a la medida de los zapatos de otros. Hay una frase que reza “calidad de consumo no es igual a calidad de vida”. Cuidado con las distorsiones que te pueden inspirar.
    ¿Ahora se entiende un poquito más? Quizás no sea una utopía esta pregunta ¿Cómo sanar mis finanzas sin ahorrar dinero? Claro, antes de que ahorres dinero recomiendo que te ahorres tus insatisfacciones, falsas expectativas y comparaciones. E, inclusive, que las cambies (tal como lo harías con una moneda) por nuevas creencias y enseñanzas funcionales a tus finanzas futuras.
STOP. Aquí hacé de cuenta que estás por comenzar una sesión y respondé:
  • ¿Cuál es tu problema con respecto a las finanzas? 
  • ¿Qué querés en lugar de eso? Sabiendo que para responder esta última pregunta deberás ahorrar insatisfacciones, falsas expectativas y comparaciones.

¿Si no empiezo ya, nunca lo lograré?

Durante 20 años fui asesora en el Mercado de Capitales. En esa época esta pregunta, ¿Cómo sanar mis finanzas sin ahorrar dinero?, no era posible y además el tiempo apremiaba. Parecía que cada decisión tenía que ser tomada para ayer. Pero al buscar nuevas creencias descubrí algo que me ayudó mucho. Hay una creencia muy instaurada: “El tren pasa una sola vez en la vida”. Sin embargo, cuando me vine a vivir a Buenos Aires y empecé a andar en tren me dí cuenta de que algunos trenes pasaban muy seguido, hasta cada 5 minutos.
“Nunca”, entonces, es una generalización que no te convendría tener presente, pero que sí te ayudará a darte cuenta de que cuanto antes comiences, más vas a poder disfrutar de la libertad y de las oportunidades que da tener responsabilidades con tus finanzas. ¡Ah! y cuando digo responsabilidades me refiero a responder con habilidades. ¿Qué habilidades tienes o te convendría tener para que respondan a un estilo de vida deseado? La suma de todo lo que vas haciendo, siendo, creyendo, aprendiendo en algún momento va a lograr el cambio y el resultado que estás necesitando.
Si no hay cambios, buscá renovarte por aquí. Enfócate en esas nuevas creencias, nuevas personas, nuevas habilidades o hábitos que te ayuden a partir de mañana -o en el tiempo que sea necesario- a poder vivir este proyecto, que quizás solo por hoy esté en tu mente.

STOP. Lo que creés, creas. Ideas y acciones conjuntamente

Entonces ¿cómo puedo sanar mis finanzas? o ¿Cómo sanar mis finanzas sin ahorrar dinero?

Todo muy lindo hasta ahora, pero qué pasa si lo tuyo es un patrón repetitivo ya que siempre tropezás con la misma piedra o con piedras parecidas, metafóricamente hablando.
Desde Biodecodificación se ha demostrado que los patrones son programas de supervivencia activos. Y que en realidad están solucionando otros puntos ocultos de tu vida. Y esa anti-solución desde tu consciencia es la gran solución para tu inconsciente, el tuyo y el colectivo familiar.
Quizás el síntoma es “pierdo dinero, pacientes, clientes, etc.” o “no me pagan lo que corresponde”, “nunca me consideran para un ascenso”. En verdad, eso te está dando constantemente pistas para poder liberarte a vos y a todo tu árbol genealógico de aquello que necesitás evolucionar, que es mucho más que tus finanzas, te lo aseguro.
Es por eso que sino te has dado cuenta por estas pistas, si has leído diccionarios de Biodecodificación pero no ha sido suficiente -porque lo mismo seguís obteniendo resultados parecidos-, te recomiendo hacer una sesión, participar en un curso o taller que te ayude realmente a aprender del programa, a descubrir cuál es su enseñanza y también a usar eso a tu favor, junto a las nuevas creencias que hablamos en el párrafo anterior. Y ahí sí podrás llegar a esos números que más te convienen y a otros que te llegarán a sorprender.

STOP. Antes de seguir, volvé a releer este párrafo. Lo vale!!!

¿Y por dónde empiezo?

Acá muchas veces me han dicho ¿cómo voy a tomar una sesión, si no tengo dinero?, ¿cómo voy a hacer ese taller si no me alcanza? Justamente, por eso comencé diciendo lo que tenías que ahorrar y que no es dinero. ¿Te lo repito? Insatisfacciones. Si vamos a la raíz de la palabra, no es otra cosa que falta de acciones. Entonces, qué acción o acciones podrías hacer en este mismo momento. Yaaaaa, leyendo este blog inclusive.
Quizás te decís “bueno, estoy leyendo algo distinto”, pero si esto no lo llevas a una acción, vas a seguir en la insatisfacción, que no es otra cosa que: “sin acciones”. ¿Estás cansada o cansado de los mismos problemas? Puedes focalizarte en tener cuentas bancarias de emociones y ser el/la responsable de generar nuevas sonrisas. Tendrás la nueva responsabilidad de sentirte y ser millonario en esa cuenta. Eso sí, no vayas a sonreír tan rápido o en modo cripto ¿eh?.
También podrás comenzar a pensar en un estilo de vida más minimalista que es cool y aprovechar para vender algunas de tus cosas. Con eso podrás generar dinero extra y realizar un cambio. Otro pequeño cambio de creencias puede venir acompañado de un adiós a las quejas. En vez de quejarte por lo que tenés que pagar cada mes, por ejemplo de obra social, de colegio, de luz, de gas, de ingresos brutos, te recomiendo que pienses en el círculo virtuoso que ese pago genera. Chequeá todo el bien que estás haciendo con eso que estás pagando.
Estoy segura de que con esos pequeños cambios o muchos otros que puedan surgir al compartir este blog con amigos o conocidos vas a poder tener la sesión para desprogramar y reprogramar tus finanzas, vas a poder comprar un libro para obtener nuevas creencias, más funcionales a la economía que deseás vivir, y también vas a poder ir a ese viaje que hace tanto tiempo estás postergando. Y por qué no lo próximo será tener una cuenta de ahorro o de inversión en euros, yuanes, dólares, criptomonedas, oro y muchas sonrisas que no se compran con divisas.
Sí, me faltan dos puntos de ahorro pero te los resumo : se empieza por lo que podés. Solo que a veces hasta que no lo lees en un blog no te das cuenta.

Magali Perez, asesora financiera por más de 20 años en Mercado de Capitales por profesión, especialista en marketing por pasión, emprendedora en ingresos pasivos por decisión y terapeuta por evolución.
@mags_prz

(Lo que escribimos en este blog no reemplaza consejos médicos , otras terapias o ciencias . FabiánGarella® y Kausay® agradecen la posibilidad de los medios virtuales para sembrar en su público actividades y publicaciones de intereses comunes. Este material y otros publicados son meramente de carácter informativo. Su condición no nos permite hacernos responsables por cualquier acción o inacción de parte de los lectores.)

¿En qué puedo ayudarte?